Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

CONTRATO DE TRABAJO A PLAZO FIJO Requisitos para su validez.

Imagen
Una nueva sentencia judicial pone de manifiesto la importancia de atender a todos los requisitos que fija la normativa vigente, en un contexto en el que los magistrados adoptan, cada vez más, un criterio restrictivo según opinan expertos sobre el tema. El contrato a plazo fijo es una herramienta muy efectiva para poder tomar, por un determinado tiempo personal para realizar ciertas tareas, sin tener que incrementar la plantilla de dependientes ni tener que pagar las típicas indemnizaciones que fija la L.C.T. para los casos de despidos. Pero la utilización abusiva de esta modalidad, de manera reiterada e ininterrumpida, llevó a que la justicia laboral adopte un criterio restrictivo sobre la validez de esta forma de vinculación. La L.C.T. establece en forma taxativa los requisitos y características que el empleador debe cumplir al adoptar esta figura contractual. De hecho, su incumplimiento trae aparejado consecuencias muy gravosas y contingentes para las compañías. Pautas legales:

COMPRAS EN SUPERMERCADO SUPERIORES A $1.000 SON CONTROLADAS POR LA A.F.I.P.

Imagen
Como no son suficientes los controles a la compra de divisas, La Administración Federal de Ingresos Públicos (A.F.I.P.) se lanza a perseguir a quienes compren más de $1.000 en los supermercados. La Administración Fiscal no solo mantiene en vigencia una vieja resolución 256 del año 1998, sino que además fue actualizada por la resolución 3.115, art. 9, inc. d) y dispuso que el límite sea fijado en $1.000 , dejando atrás los $250 que impuso la administración de Carlos Menem. Todos los supermercados, negocios de ropa y empresas de servicios públicos están obligados a requerir la información fiscal de los clientes que superen ese monto. Sin embargo, mientras los primeros no están obligados por ley a enviar la información a la AFIP, sí lo están las concesionarias de gas, luz, agua y telefonía fija. Para evitar tener que pedirles datos fiscales a sus clientes y generar incomodidades, las grandes cadenas de supermercados optan por separar en dos las facturas de más de $1.000 de sus co